domingo, 14 de marzo de 2010

Hawker HUNTER

FACH J-703, estacionado en la línea de vuelo del Grupo de Aviación Nº 7, en Los Cerrillos, Santiago de Chile. El caza está mimetizado en dos tonos de gris azulado, en un esquema similar al original inglés, con esténciles o indicativos en rojo.


FGA.71 y FR.71 en Chile

Nuestra Fuerza Aérea incorporó el modelo FGA.9 de esta poderosa aeronave en 1967, bajo la designación de exportación FGA.71 y matriculados J-700 al J-714 se recibió la primera partida de monoplazas entre el 21 de Septiembre de 1967 y el 19 de Junio de 1968. Una segunda partida numerados del J-722 al J-730 entre el 21 de Diciembre de 1970 y el 02 de Septiembre de 1971.

Inicialmente toda la flota HUNTER fue destinada al Grupo de Aviación Nº 7, entonces asentado en el Aeródromo de Los Cerrillos; con la llegada de la segunda partida, se destina una parte de ellos al Grupo de Aviación Nº 9 - PANTERAS NEGRAS - basado en El Tepual, Puerto Montt.


FACH 731, preservado en la Escuela de Especialidades, El Bosque 2009

La tercera partida incluía del J-731 al J-733 y J-737 recibidos entre el 03 de Septiembre de 1973 y el 10 de Enero de 1974. La última partida comprendía desde el 743 al 754, constituyendo un total de 40 Hunter FGA.71 (ref. Publicación Multimodel N° 4, Chile, Agosto de 1997, páginas 9 a 13).


Paralelamente se adquirieron modelos de la versión de reconocimiento designados FR.71a (FR.10 ó Mk.10) y que estaban dotados de dos cámaras fotográficas oblicuas laterales y una fílmica en la proa, la cual se abría en dos valvas hacia arriba y hacia abajo para permitir la operación de la misma; estas aeronaves tenían los números FACH J-715, al J-717 (1967-1968); J-734 y J-735 (1970-71) y 738 (1974); posteriormente se transformo el FGA.71 en FR.71a J-709 completando 07 aeronaves de éste tipo.
El J-740 utilizado para las pruebas del Programa Águila sería una reconstrucción basada en partes del 700 y el 707 (ref. Claudio Cáceres, HAWKER HUNTER, monografía, Chile, Marzo de 1994). El 739 es materia de investigación, aunque aparentemente correspondería a la renumeración del J-700.

En 1973, al menos seis HUNTER, de dotación del Grupo Nº7 y Nº9, fueron destinados a una misión que, hasta la fecha, enciende sentimientos encontrados, tanto en los pocos protagonistas que sobreviven y aquellos que se sienten víctimas de su acción.
Los verdaderos responsables hoy son pares en sus trabajos o negocios, pero dejaron esa brecha o más bien la herida abierta, de la cual cada cierto tiempo recuerdan remover, para sacar ganancias.
En efecto, el día Martes 11 de Septiembre de 1973 los HUNTER cumplieron la triste tarea de atacar objetivos en Chile, en una misión de "ablandamiento", ya que no hubieron bajas humanas, sólo el impacto de ver aeronaves de combate chilenas operando en misiones de guerra en territorio propio.
Se ha escrito mucho y poco cierto al respecto, se han elaborado innumerables mitos y teorías, inclusive un libro atribuido al Comandante de la operación; "En la mira de un Hunter" no logra establecer datos más fehacientes y de carácter puramente históricos, sobre las operaciones asignadas a las aeronaves en ese violento cambio de sistema de Gobierno, que cada cual le identifica como más le convenga, pero que poco honestos resultan al momento de enfrentar las razones que llevaron a esa infausto momento en que los HUNTER atacan el Palacio de Gobierno y la casa particular del Presidente Allende; con ese "impasse" del Hospital de la Fuerza Aérea.
El morbo popular cada cierto tiempo intenta editar una "lista" de los Pilotos que participaron en la acción, pero no pasa más allá de ser un acto sin consistencia histórica, aunque inclusive se ha tratado de convertir en un hecho jurídico.
 
"Yo los quiero mantener anónimos por razones obvias. No, los pilotos no tienen que aparecer en televisión porque puede haber gente que los puede afectar. Incluso un hijo mío es piloto de esa unidad. Un teniente. De manera que no es conveniente por seguridad"

Gustavo Leigh Guzmán

Sin duda es una razón "razonable", sobre todo en un país temperamental y sometido a los arbitrios de una autoproclamada égida de "voceros" o "interlocutores válidos", pero ello no es óbice para lograr conocer los aviones que participaron, en una absoluta revisión histórica.  

Hé aquí una deuda histórica con el HUNTER, la Fuerza Aérea y Chile.

A la incorporación del F-5E/F TIGER II, los Hunter fueron trasladados a la Base de Cerro Moreno, Antofagasta, primero destinados al Grupo de Aviación Nº 8. En 1975, el Grupo Nº 9 es trasladado también a la misma Base, concentrando todo el sistema HUNTER en la Base nortina.
Desde allí, eran desplazados a las diferentes Unidades del sur.

Debido al severo boicot impuesto a Chile en la década de los ‘80, el entonces Comandante en Jefe, General del Aire (R) Fernando Matthei A., logró adquirir una cantidad de partes, componentes y piezas de Hunter en diferentes partes del mundo (entre ellos Sudáfrica y la India), logrando mantener la flota y probablemente reconstruir algunas aeronaves en cantidad y numerales indeterminados, en uno de los tantos esfuerzos y proyectos que éste Jefe de la FACH emprendió y que dieran como resultado un importante y sostenido avance a la Fuerza Aérea de Chile, en lo estrictamente tecnológico Aeronáutico.

El estado general del FGA.9, FACH 754; el último de los HUNTER monoplazas, adquirido en 1982; da cuenta de su destino de banco de repuestos, en proceso de canibalización.

En 1982 se recibe la última partida de HUNTER FGA.9, numerados desde el 743 al 754, preservándose dos de ellos (744 y 750) en el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio, en el Aeródromo de Los Cerrillos.

El Hunter fue retirado del servicio activo de la FACH en 1995, habiendo volado 15 años más de lo pronosticado y autorizado por la fábrica inglesa, aún cuando se encontraban en condiciones de vuelo, pero no de ofrecer seguridad a sus tripulaciones, sin un esfuerzo económico fuera del alcance nacional. Prueba de esta afirmación la constituye la actividad de los Hunter en Suiza, los cuales continuaron en vuelo y absolutamente incorporados al sistema defensivo suizo.

Al momento de su retiro, todos los aviones de este modelo estaban asimilados al Grupo de Aviación Nº 8


Hunter Biplaza en la Fuerza Aérea de Chile

T.72, FACH J-718 del Grupo de Aviación Nº 8, escoltado por el FGA.71 FACH 744, en la Base Aérea de Antofagasta (c.1984)

El primer biplaza de Entrenamiento denominado T.72 para Chile fue el 718, dotado de dos cañones Aden de 30 mm. y que fue entregado desarmado y ensamblado en Chile, correspondiendo al avión de demostración de la fábrica, originalmente un F.6 belga, convertido a T.6 y matriculado G-APUX, posteriormente llevado al estándar T.72; junto a él llegaron el 719 (F.6 belga convertido a T.72) y el 720 (F.6 holandés convertido a T.72); también recibió el que fuera el segundo prototipo y empleado por la Martin Baker para pruebas del asiento eyectable siendo designado 721, de singular historia; el 736 (F.4 convertido a T.72) fue traído en vuelo en la segunda fase de la «Operación Atlante» y junto al 718 estuvieron en vuelo hasta el retiro de los Hunter en 1995.


Línea de vuelo de HUNTER en el Grupo de Aviación Nº 8 (c. 1985); en primer plano el T.72, FACH 736; a continuación el FGA.71A FACH 728, FGA.71A FACH 703 y al final el FGA.9 FACH 754


Por último en 1982 la FACH recibe 2 T.67, el 741 y 742 (F.6 belga convertido a T.67), vendido a Kuwait y posteriormente transferido a Chile). Actualmente el 741 restaurado está montado en un pedestal en la Villa Azul de Antofagasta.

De los 7 biplazas sólo el 720 cayó en el desierto y el 721 fue perdido en vuelo, los restantes se emplearon y actualizaron hasta poder llevar misiles aire-aire y una gran diversidad de armamento lanzable, sirviendo de base para la formación de una elite de pilotos de combate que luego continuaría volando los monoplazas o destinados a otras aeronaves de combate como F-5E, Mirage 50 y A-37.

El 718 se encuentra preservado en la Sala de Reactores del Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio de Chile, en el Aeródromo de Los Cerrillos.

El 736 fue refaccionado y vendido a Brasil para ser empleado como Avión de Pruebas, probablemente en lanzamiento de misiles aire-aire de construcción brasileña. Su último vuelo en los cielos de Santiago de Chile fue el domingo 20 de Mayo de 2001, con una hermosa pintura y matrícula brasileña (ex-FACH 736).

La mayoría de las diferencias entre las versiones de entrenadores y sus denominaciones tenían que ver con el equipamiento avioelectrónico o las variaciones respecto de los requerimientos en cuanto a cargas bélicas solicitadas por las fuerza aéreas usuarias.

Tres Hunter, dos de ellos FR (734 y 735) yacen abandonados a su suerte y a la constante destrucción de visitantes y alumnos en práctica del Museo Nacional Aeronáutico. La razón dada es que se trataría de aeronaves enajenadas por un "privado", que las tendría allí en calidad de "resguardo".